NAE nació naturalmente, así como respirar, como caminar y fue transformando nuestras vidas. Para nosotras es un espacio de creación, de libertad, de hacer lo que nos gusta.

No fue una estrategia de plan de negocio, vendíamos repelente para mosquitos por una cuestión endémica del lugar dónde vivimos, pero comenzamos porque alguien nos pidió una cosa más y luego otras más y eso nos fue haciendo crecer; como si esto ya estuviera destinado a suceder en nuestras vidas.

Los primeros productos que hicimos, los creamos para nosotras y esa dedicación es la que permanece hasta ahora.

Mucha gente intervino en la creación de la marca dándonos consejos en cómo mejorar, abriéndonos puertas a espacios dónde podíamos empezar a vender, sugiriéndonos ideas sobre qué productos vender.

Poco a poco hemos ido formando el cosmos NAE con recursos naturales que nos rodean, cultivando nuestro huerto y acercando materia prima local.

Nos gusta transformar nuestra propia naturaleza, así vivimos, nuestros ambientes no son superficiales, proyectamos los olores que nos provocan, mezclamos las hierbas que sabemos que alimentan la piel, conservando sencillez en las fórmulas.

Cada una de nosotras en este camino tiene una búsqueda personal, pero con un sello común de ser nuestro proyecto de vida. Sentimos un profundo compromiso por nuestro trabajo, el respeto y la felicidad en todo lo que hacemos.

NAE es creatividad y claridad pero también es bienestar, es naturaleza y cuidado… es vida.

Así se siente NAE.