5 cosas que debes saber sobre las etiquetas de tus productos cosméticos

5 cosas que debes saber sobre las etiquetas de tus productos cosméticos

La etiqueta de un producto es su carta de presentación, para nosotras como productoras es la manera más directa de comunicarnos contigo y darte todo lo que necesitas saber para hacer una compra informada y que puedas usar tus productos con seguridad. Para aclarar un poco este tema, revisamos las normas de etiquetado de cosméticos en México (NOM-141) y te traemos los 5 puntos básicos que debes identificar las etiquetas de tus productos.

1. Lista de ingredientes:

Aquí el orden los factores SI altera el producto. Los ingredientes deben enlistarse en orden de abundancia (los que se encuentran en mayor cantidad son los primeros de la lista). Así que si tu  crema o tu shampoo prometen darte los beneficios del aceite de coco o el aloe vera, pero estos ingredientes están al final de la lista, junto a los conservadores, fragancias y aditivos, déjame decirte que su fin es más publicitario que funcional, ¡Amiga, date cuenta!

Por otro lado, también hay ingredientes activos como los aceites esenciales o el retinol, que para usarse de manera segura se aplican en concentraciones mínimas (menos del 1%), este tipo de ingredientes si deben estar al final de la lista.

2. Fecha de caducidad:

Identificar la fecha de caducidad de tus productos es básico para lograr una rutina efectiva y no poner en riesgo tu piel. En la mayoría de los productos de la cosmética convencional esta fecha viene indicada como los meses que puedes usar el producto después de abrirlo (ej. 12M). En la cosmética natural, los tiempos de vida útil por lo general son más cortos, por la naturaleza de los ingredientes y los conservadores, aquí puedes encontrar la fecha de caducidad con el mes y el año en el que tu producto deja de ser apto para usarse (ej. MARZO 2021).

Después de la fecha de caducidad, un producto puede perder la efectividad de sus activos o presentar crecimiento de microorganismos causantes de infecciones. Los cambios en la estabilidad del producto (color, textura, aroma y turbidez) pueden ser una señal de que algo anda mal, en estos casos siempre te recomendamos remplazar tu producto por uno nuevo. 

3. Información sobre el productor:

Ya sea que quieras volver a comprar el producto, te haya causado alguna reacción, tengas alguna duda sobre su uso, o quieras asegurarte de consumir local, siempre es importante conocer la información de quien fabrica lo que usas. Esta sección debe incluir el nombre de la empresa o persona, sus datos de contacto y el lugar de fabricación.

4. Instrucciones de uso:

Además de lograr mejores resultados en tu piel o tu cabello, usar tus productos cosméticos de acuerdo a las instrucciones te puede evitar algunas reacciones adversas. Aquí es importante poner atención sobre indicaciones como: los lugares en los que no podemos aplicar el producto (generalmente son las zonas más sensible de la piel), si se usan de día o noche exclusivamente y la cantidad debemos aplicar (sobre todo si es un producto con alta concentración de algún activo).

5. Sin declaraciones prohibidas:

¡Dile no a los productos milagros! No confíes nunca en un producto cosmético que promete hacer el trabajo de un medicamento, como tratar condiciones como el acné o la psoriasis. De acuerdo con la Ley General de Salud de México: “un producto cosmético es una formulación destinada a ser puesta en contacto con partes superficiales del cuerpo humano, con el fin exclusivo o principal de limpiarlos, perfumarlos, ayudar a modificar su aspecto, protegerlos, mantenerlos en buen estado o atenuar o prevenir deficiencias o alteraciones en el funcionamiento de la piel sana.”

O lo que es lo mismo, un producto cosmético te ayuda a tener una piel o un cabello bonitos, pero tiene sus límites. Ante cualquier síntoma de alteración o enfermedad en tu piel, siempre recomendamos asistir con un profesional médico, para que puedas recibir el tratamiento adecuado.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *